Durante las vacaciones debemos tomar medidas que nos ayuden a mantener hábitos de vida saludable, estar preparados ante imprevistos, etc. Estar de vacaciones no significa descuidarse.  ¡Nosotros hemos seguido estos consejos para disfrutar de nuestras magnificas vacaciones!

Elegir el destino es complicado, protegerse del sol también. Por eso, no debe faltar en tu bolso o maleta un buen fotoprotector que proteja tu piel durante las horas de sol.  

Durante el verano, la alimentación es más anárquica. Nos tomamos algún capricho y dejamos de comer alimentos ricos en fibra. Recuerda tomar frutas y verduras en tu dieta. 

Bebe. Bebe mucho. Es importante ingerir como mínimo dos litros de agua al día. No solo para hacer frente a altas temperaturas, si no para tus problemas intestinales. Recuerda, si viajas a países no desarrollados, debes tomar agua siempre embotellada. 

Mantén una correcta rutina de sueño. Tu reloj interno tiende a prevalecer frente a los husos horarios del nuevo destino. Duerme durante el viaje y acuéstate lo antes posible al llegar a destino. 

Evita la ropa ceñida y ¡MUÉVETE! Es conveniente utilizar prendas holgadas que favorezcan la circulación, así como moverse durante el verano. 

Atención a los pies. Usa calzado flexible y de anchura adecuada a tus pies y con planta acolchada o utiliza almohadillas plantares. Seca e hidrata bien los pies.  

No permanezcas con el bañador húmedo. La humedad en la ropa tras el baño favorece el crecimiento de las bacterias.

Prepara los productos esenciales y la medicación habitual. No olvides que durante las vacaciones el cuidado personal es tan importante como el físico o el mental. El agua oxigenada, desinfectantes, gasas y demás productos te permitirán limpiar y curar de manera rápida una herida. 

¿Y vosotros? ¿Cómo os cuidáis durante las vacaciones? ¿Cuáles son vuestros destinos preferidos? ¡Queremos saber que acciones lleváis a cabo!